Sobre la ciclicidad femenina

Sobre la ciclicidad femenina
junio 11, 2019 admin
In Uncategorized

Sobre la ciclicidad femenina

Esta es la historia de Vera, una joven hurona sumida en pleno momento de cambio hacia su edad fértil con la inminente llegada de su primera menstruación. A través de los cambios de estación en el bosque y del magistral acompañamiento que sus padres hacen del proceso, irá integrando los mensajes que su cuerpo cambiante le lanza de forma cifrada. De este modo, la llegada del momento será vivido por la protagonista con la naturalidad propia de cualquier proceso fisiológico, llegando a convertirse en motivo de celebración.

La madriguera, escrito por Toñi Cuevas Martínez e ilustrado por Antonio Bernal, es un cuento sobre la ciclicidad femenina que realza toda la belleza y perfección que habita en un cuerpo de mujer, especialmente pensado para fortalecer la autoestima de las niñas desde edades tempranas.

«Actualmente, en nuestra sociedad, el conocimiento del cuerpo de la mujer, así como el acompañamiento a sus diferentes ciclos sigue siendo bastante precario y, en la mayoría de ocasiones, se limita tan solo a aspectos fisiológicos. Las mujeres nos pasamos alrededor de cuarenta años de nuestra vida menstruando y, sin embargo, nuestro ciclo sigue siendo un gran desconocido. Este profundo desconocimiento de nuestro cuerpo nos hace vivir «rotas», sin comprender cómo funcionamos, separadas de nuestro cuerpo. Todo esto afecta a mujeres y niñas de una forma mucho más profunda de lo que pudiera parecer a simple vista. Nos afecta tanto a nivel de salud física o mental como a la hora de establecer relaciones interpersonales o con el entorno. Sin embargo, cuando las mujeres estamos bien informadas y descubrimos la belleza y perfección que habita en nuestros cuerpos cíclicos, vulnerables y cambiantes, comenzamos a vivir de forma más armoniosa y feliz. Y este es el comienzo de un viaje apasionante que llevará a muchas mujeres a resignificar y sanar sus vivencias menstruales comenzando a honrar su cuerpo y a abrazar todas sus potencialidades. Pero… ¿hay que esperar a que las niñas tengan experiencias traumáticas con su menstruación para después sanarlas? ¿Y si desde la primera infancia las niñas recibieran información que las nutriera de mensajes positivos acerca de sus cuerpos y todos los cambios fascinantes que están por llegar? Abordar estos temas desde pequeñitas facilita que las niñas tengan un encuentro positivo con su propio cuerpo, sus procesos biológicos y los aspectos emocionales que en él acontecen», afirma la autora.

Toñi Cuevas tuvo clara su vocación desde pequeña: el trabajo con niños. Cursó estudios de Técnico Superior en Educación Infantil y trabajó en escuelas infantiles durante más de quince años. Más tarde realizó un Máster de Prevención Psicomotriz Especializada en la Etapa Prenatal y la Primera Infancia. Ahí descubrió otra de sus grandes pasiones: el acompañamiento a mujeres en sus distintos procesos de vida (infancia, pubertad, concepción, embarazo, nacimiento, lactancia, crianza…) y comenzó un amplio recorrido de formación como asesora de lactancia, educadora de masaje infantil, auxiliar de enfermería pediátrica, terapeuta holístico. Madre de dos niñas, en el año 2014 creó un taller de acompañamiento a la primera menstruación, con el que ha ayudado a muchas mujeres y niñas de toda España a reconciliarse con este apasionante proceso fisiológico.

Antonio Bernal, alias Undiscover, es un joven ilustrador sevillano aficionado a las películas, los videojuegos, los cómics, la cultura pop y, por supuesto, el arte. Tras graduarse en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla y cursar el ciclo de Ilustración en la Escuela de Arte Mateo Inurria de Córdoba, comienza a trabajar ilustrando proyectos como Guía para padres y madres: intervención familiar con infancia en riesgo para Cruz Roja Córdoba (2017) o Mar y el pequeño unicornio, Lola la ratona y Juanpe el elefante (2018), Los colores de Liri y Mark y los cuatro elementos (2019) para la editorial mr. momo. Sus técnicas favoritas son la ilustración vectorial digital, las acuarelas y la tinta. Esta última suele emplearla en el reto anual de dibujo Inktober, con la que da vida a mundos y personajes exóticos y variopintos y los revela al público a través de sus múltiples redes sociales. Sueña con que sus obras lleguen más allá de las galaxias de la imaginación de cada persona y logren inspirar a posibles futuros artistas de todos los rincones del universo.

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*