No asusta quien quiere, sino quien puede

Teníamos muchas ganas de que esta obra viera la luz. Y no porque la familia de nuestro protagonista llevara siglos en un oscuro encierro, ¡aunque también!; sino, sobre todo, porque El fantasma negro, escrito por Ana Jesús Olaya Cuenca e ilustrado por Alba Ruano García, es una historia que nos habla de la diferencia con respeto, amor y mucho mucho humor.

Os ponemos en sintonía: en la mansión del conde Vázquez acaba de nacer un fantasma negro. La familia se lleva un tremendo disgusto porque un fantasma negro no se ve; y si no se ve, no asusta; y si no asusta, no le sirve de nada ser fantasma. ¿O sí? Cuando el resto de fantasmas están en apuros, el fantasma negro será el único que podrá ayudarlos.

Ana Jesús Olaya pasó su infancia entre libros y gracias a ellos viajó a lugares remotos que solo existen en el infinito de la imaginación. Allí respiró el aire de los sueños, recibió el don de crear y, ya de vuelta, levantó mundos reales hechos con palabras que nadie había pronunciado antes. Y así nacieron sus historias para niños y otro tipo de seres sensibles. En la actualidad compagina su actividad literaria, incluyendo charlas, coloquios, encuentros en colegios, conferencias, etc., con su trabajo como educadora en una escuela infantil. También colaboró durante un año con un espacio semanal, Literatura familiar, emitido en directo por Televisión Almansa. El fantasma negro es su cuarta publicación tras dos obras de narrativa infantil, La vida a gatas (2014) y El planeta azul y verde (2015), y la novela corta histórica Si las piedras hablaran (2017).

Para Alba Ruano el arte es un mundo infinitamente sorprendente y, como apasionada de descubrir nuevos mundos, lleva desde pequeña enamorada de las artes plásticas. Desde que tiene memoria ha estado dibujando cualquier cosa que se le ocurría sin poner límites a su imaginación. Por eso dedica su vida a ello. Empezó la carrera de Arquitectura aunque unos años después descubrió su vocación: el diseño gráfico. Estudió también fotografía digital e iluminación, descubriendo otra puerta hacia las artes. Se ha dedicado al diseño gráfico, diseño web, maquetación editorial, publicidad, diseño corporativo, fotografía… y todo aquello que rodea al diseño. Actualmente trabaja en el departamento de marketing de una empresa diseñando todo lo que le proponen: cualquier obra es un reto para ella. La ilustración ha sido otra etapa de su vida, y los cuentos infantiles dan mucho juego a su imaginación. Es sorprendente lo que es capaz de crear el ser humano con un solo lápiz.