Una historia para potenciar la educación emocional de nuestros niños

Una historia para potenciar la educación emocional de nuestros niños
agosto 28, 2019 admin
In Uncategorized

Una historia para potenciar la educación emocional de nuestros niños

Nina vive en el país de los lazos de celofán, donde enseñan que todo tiene que ser perfecto y no se puede fallar, donde está prohibido expresar las emociones negativas y el optimismo es obligatorio. Así, Nina se encuentra perdida, los lazos de celofán se ciernen sobre ella, hasta que, en un encuentro casual, descubrirá de manos de la entrañable señora Josefina la magia que necesita. Aprenderá a comprender sus emociones, la importancia de nuestra actitud; descubrirá estrategias jamás enseñadas y que resultan fundamentales para nuestro bienestar.

Este cuento ilustrado potencia la inteligencia emocional, la autoestima y el autocontrol, imprescindibles en la educación emocional de nuestros niños.

En palabras de su autora, Gabriela Lardiés, «existe infinidad de bibliografía que habla de emociones. Pero este libro va más allá, pues, además de comprenderlas, aprenderemos a manejarlas. Incluso vamos a lograr que cuando papi o mami lean el cuento también puedan sentirse identificados y les sea de utilidad a ellos mismos. Pues aquí hablamos del optimismo obligatorio, de ese control nocivo de las emociones, de esa búsqueda obsesiva de ser felices y de no conseguirlo, del no poder equivocarnos, de controlarlo todo, de cómo me presiono, compito, no me permito fallar, me comparo, anticipo… Medimos nuestra autoestima en lo externo, en lo que puedo conseguir, en lo que quiero que los demás vean de mí. Todo ello está presente en nuestro cuento. La conexión existente entre lo que pensamos y lo que sentimos se ve muy bien cuando nuestra protagonista se hace consciente de que sus  emociones negativas vienen de la forma de interpretar y pensar. ¿De que nos sirve decirles a nuestros hijos o a nosotros mismos que tenemos que estar tranquilos si nuestros pensamientos generan todo lo contrario? Por eso Nina y el país de los lazos de celofán, aparte de ser un cuento para disfrutar de su lectura y de sus maravillosas ilustraciones, es imprescindible en el aula tanto para la animación a la lectura como recurso psicopedagógico, puesto que potencia el desarrollo de la inteligencia emocional».

Gabriela Lardiés es licenciada en Psicología por la Universidad Pontificia de Salamanca y realiza sus estudios de doctorado en el departamento de Psiquiatría, Neurología y Dermatología de la facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza. Especialista en terapia cognitivo-conductual, ejerce como psicóloga desde hace más de veinte años en su consulta, así como en diferentes centros sanitarios, institutos y colegios de Zaragoza. También cursó estudios de solfeo y piano, aunque es con la escritura donde actualmente desarrolla su faceta más creativa.

Mamen Marcén, alias «Chica con flequillo», es la ilustradora de esta especial historia. Creció admirando el arte y la pintura, por lo que cursó los estudios de Diseño de Interiores en la Escuela Superior de Diseño de Aragón y, tras varios años dedicada al mundo del mobiliario comercial, decide dedicarse a su gran pasión: el dibujo. Tiene varios álbumes ilustrados publicados, entre los que destacan Yo no quiero ser princesa, Un abrazo para Púas o Yo quiero ser futbolista… o no. En el 2018 gana el concurso al cartel de las Fiestas del Pilar de Zaragoza.

 

Comments (2)

Pingbacks

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*