Los fantasmas de la batalla de Bariloche

Novedades | 0 Comentarios

Written by Equipo de Redacción

febrero 20, 2020

¿Qué podemos hacer cuando un niño le tiene mucho miedo a los fantasmas? Pues muy sencillo: enseñarle que los fantasmas pueden ser buenos. ¿Y cómo hacerlo? No hay mejor forma que con un cuento. Esta fue la idea que llevó al autor Leonardo Velasco Varo a adentrase en el mundo de los espíritus buenos con la novela Leo y los fantasmas de Bariloche.

Una novela juvenil de aventuras y misterio para ayudar a los fantasmas.

Leo es un niño de seis años que juega a cazar espíritus con la ayuda de una espada de madera a la que llama «antifantasmas» y que encontró un día tirada por la calle. En casa de una amiga de su madre, durante unas vacaciones en Bariloche, descubre que tres fantasmas atemorizan a su hija Noa. Los fantasmas son tres pacíficos indios mapuches que muchos años antes fueron obligados por un cruel guerrero a participar en una batalla contra una aldea vecina. Tras averiguar que el guerrero pensaba perpetrar una masacre en la aldea, avisaron a sus habitantes y huyeron. Este acto salvó a la aldea, pero provocó que cayera sobre ellos la maldición de vagar eternamente convertidos en fantasmas. Y dicha maldición solo tendría fin si realizaban un acto heroico. Algo para lo que, hoy, contarán con la ayuda de Leo, Noa y Carlos, el jardinero de la casa. ¿Conseguirán las almas de los tres mapuches poner fin a la maldición y descansar en compañía de las almas de sus familiares?

«Lo que iba a ser un cuento corto para un niño de cuatro años llamado Leo», explica su autor, «se fue complicando y me metí tanto en la historia que, al final, el cuento se convirtió en novela». Y tanto se entusiasmó con la historia que, además, introdujo un cuento dentro de la propia novela, La princesa de la torre de cristal.

La novela ofrece una nueva visión sobre los fantasmas, que se nos representan como almas nobles condenadas por personajes malvados. Y solo personas de alma noble como Leo y Noa pueden ayudarlos a liberarse de su condena.

Fue durante sus estudios de ingeniería agronómica cuando Leonardo Velasco descubrió su pasión por la investigación. Actualmente es investigador científico en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. La literatura fue una vocación tardía, aunque irrumpió con fuerza en su vida. Un día empezó a escribirle un cuento breve a un niño y, cuando se dio cuenta, ya tenía treinta páginas y un mundo de fantasmas que no podía sacar de su cabeza. El objetivo de aquel libro, “Los fantasmas de la batalla de Bariloche”, era enseñarle a ese niño que los espectros no son malos, así que no hay que tenerles miedo. 

Related Articles

Related

Noa Quinoa y el cole de los alimentos

¡Os presentamos a nuestro divertido amigo Noa Quinoa. Es su primer día en el colegio de los alimentos. Allí va a conocer a diferentes grupos de amigos, aunque tiene mucho miedo a no caer bien y a no encajar en ninguno de ellos por sus particulares características...

leer más

Adálion: Tierra de Maokis (volumen 1)

Nos habla Morana, habitante de Atlan, ciudad sagrada y cuna milenaria de la civilización más avanzada de la humanidad: «¿Crees que tu mundo está a salvo? ¿Sigues creyendo que nosotros los humanos somos los seres más poderosos que existen? Por favor, no me hagas reír....

leer más
Follow Us