Libro

ISBN: 9788417842048
Tamaño: 297 X 210
Páginas: 42
Categoría: Ficción general (infantil/juvenil)
Encuadernación: Tapa Blanda

María Coletas

14.2

María Coletas es mucho más que una domadora de circo. Tiene unas largas trenzas que cambian de color cuando abraza a sus animales. ¡Es mágico! María es mi mejor amiga y voy a ayudarle a llevar a sus animales a un lugar mejor. ¿Te atreves a embarcarte con nosotros en esta gran aventura? Pero, ¡cuidado!, Bargos, el malvado dueño del circo, tratará de impedírnoslo.

http://dfaa639095fa0293615a-74c3dcaca50fe6cfec786b085d2f6908.r4.cf5.rackcdn.com/books/images/miniaturaTripa5c90b20739d8fB23870_mariacoletas1.jpg http://dfaa639095fa0293615a-74c3dcaca50fe6cfec786b085d2f6908.r4.cf5.rackcdn.com/books/images/miniaturaTripa5c90b1fcb241dB23870_mariacoletas2.jpg http://dfaa639095fa0293615a-74c3dcaca50fe6cfec786b085d2f6908.r4.cf5.rackcdn.com/books/images/miniaturaTripa5c90b1f111aabB23870_mariacoleta3.jpg
 

Biografía

Desde que era pequeña a Noemí Valiente le gustan mucho las matemáticas, por eso disfruta con su trabajo de ingeniera civil. Pero lo que de verdad le encanta es inventar historias. Su padre le leía cuentos todas las noches y… así empezó todo. Cada martes esperaba al Bibliobús con tanta emoción como a los Reyes Magos.

Cuando se hizo mayor escribió una novela. “Encuentros con la casualidad”, en la que hay muchos personajes y también suceden aventuras. Luego fue mamá y se convirtió en niña otra vez. Desde entonces construye un mundo lleno de historias para Alonso y Alejandra. Un día, una de sus aventuras ganó el Premio de Cuentos Infantiles del Camino de Santiago.

Si quieres conocerla puedes encontrarla en sus historias, pero también jugando al escondite, subida en una “bici” o en la primera fila de todos los circos.

Biografía

Érase una vez una niña que se fijaba en cada pequeño detalle y, después, los dibujaba en su cuaderno. Los pies de su cama estaban llenos de cuentos y todas las noches soñaba con otros mundos, llenos de cosas bonitas. Por el día pintaba esos sueños; en sus dedos nacía el color.

Pasó el tiempo y la niña siguió pintando, porque solo así lograba ser feliz de verdad. Quería ser una gran pintora, así que estudió mucho y buscó al mejor maestro para lograr la perfección en cada trazo, en cada toque de pincel.

Los pies de la cama de Gemma siguen llenos de cuentos. Cada día sus dibujos hacen el mundo más y más bonito. “Nulla die sine linea”.