ISBN: 9788418311512
Tamaño: 152 X 228
Páginas: 40
Categoría: Relatos sobre animales (infantil/juvenil)
Encuadernación: Tapa Blanda

El insecto que devoraba libros

13.9

Al insecto de nuestro cuento le aburre andar siempre haciendo las mismas cosas, pero su vida rutinaria quedará atrás al ser encerrado en un tarro vacío de mermelada desde el que aprende a leer.

Queriendo compartir todo lo que ha aprendido, nuestro insecto hará lo posible por comunicarse con los demás, viviendo una aventura tras otra hasta alcanzar su fin. ¿Logrará que la seño de Plástica lea su mensaje? ¿Conseguirá mandar un mensaje por teléfono móvil? ¿Habrá más insectos como él?

 

Biografía

María José González Román nació en Málaga. Lectora precoz, de familia de encuadernadores por parte de madre, de niña andaba siempre leyendo cualquier libro que encontraba por las estanterías de casa.

Comenzó dibujando todo lo que veía para más tarde plantearse que crear historias para acompañar sus dibujos era mucho más enriquecedor. Su imaginación la ha llevado a escribir cuentos que suele utilizar en sus clases en Secundaria, pese a que están dirigidos a un público más infantil.

Licenciada en Filología Hispánica y maestra en Lengua Inglesa, actualmente enseña Lengua Castellana y Literatura en un instituto de Torremolinos.

Como el protagonista de "El insecto que devoraba libros", su mente inquieta la ha llevado a estar siempre en continuo aprendizaje, combinando la escritura y el dibujo con el teatro en ocasiones y, por supuesto, con la narración de historias inventadas a su alumnado y a sus hijos.

A todos les inculca la curiosidad por aprender, por el esfuerzo y por la lectura, que son los temas que predominan en sus cuentos.

Biografía

Nacido en Belicena, un pequeño pueblo de la vega granadina, desde niño muestra interés por el dibujo y la pintura, ganando diversos premios en concursos organizados por el Ayuntamiento.

Su carrera profesional se desarrolla ajena al mundo del dibujo hasta que en el 2017 decide cursar estudios superiores de Ilustración en la Escuela de Arte de Granada. Un nuevo mundo se abre ante sus ojos, pasando a convertir su pasión en su nueva profesión.

Crear mundos de fantasía y poner color a los sueños es hoy su gran meta profesional, pudiéndose apreciar la riqueza de sus trazos y versatilidad en obras como «Puccini», adaptación ilustrada para el público juvenil de la obra maestra de Turandot, «Garbancito», «Los espejos», «Azul y las hormigas» o «El insecto que devoraba libros», entre otras.