¡Dientes, dientes!

Marisa no es una bruja como las demás. Es muy especial. Traviesa y divertida, nos recuerda el poder de la risa y nos enseña que nadie se libra de tener sus momentos torpes. Cómo reaccionemos ante ellos, con una sonrisa o un bufido, será siempre nuestra decisión…

La autora de esta historia es Cristina Lama Pando. Siempre imaginando. A Cristina le encantan los cuentos. Desde pequeña le ha gustado escribir, pero ha sido a raíz de ser madre cuando se ha lanzado a inventar cuentos junto a sus hijos, Diego y Macarena. Cuentista y soñadora, disfruta inventando y compartiendo cuentos para sus pequeños, de los que se declara fan incondicional. En permanente renovación personal para comprenderse cada vez mejor a sí misma, se divierte ilusionándose con las pequeñas sorpresas que le deparan las personas y los momentos cotidianos. La torpe bruja Marisa fue el primer cuento que inventó para sus hijos; y a partir de ese momento, esta brujilla les ha acompañado para ayudarles a explicar lo inexplicable y para intentar hacer fácil lo difícil.

Su ilustradora, Beatriz Barbero-Gil, siempre está pegada a un papel y a unos lápices de colores. Licenciada en Historia del Arte y diplomada en Ilustración por la Escuela Arteneo. Vive rodeada de libros en la ciudad del cierzo, ejerciendo como ilustradora o librera según tercie. Mientras tanto, dibuja cuentos, libros didácticos, libros de texto, carteles… ¡y hasta Cabezudos!