¿Sabes cómo manejar el uso de dispositivos digitales?

Si las horas diarias que los adultos empleamos en los dispositivos móviles (smartphones, consolas, tablets…) son ya sumamente altas, qué podemos decir de los niños, por lo habitual con más tiempo libre que nosotros… Esto, entre otras cosas poco saludables, ocasiona que se pierdan momentos físicos con amigos y familiares: el placer de una buena conversación, la visita a un parque, esa oportunidad de coger papel y bolígrafo para, por ejemplo, escribir la mejor historia para el mejor de los cuentos ilustrados. Eso mismo le ocurre a Daniel, el protagonista de Delante de mis ojos, quien está acostumbrado a depender de todo tipo de pantallas y… oye, pero no escucha; mira, pero no ve; palpa las cosas, pero no las siente. ¿Qué se puede hacer? Por ejemplo, ¿saben realmente los padres cómo manejar el acceso y uso que sus hijos hacen de estos dispositivos móviles? Bueno, esta historia, escrita e ilustrada respectivamente por Raquel y Celia Yévenes Retuerto, contiene, entre otras cosas, un decálogo sobre ello.

Raquel es licenciada en Pedagogía por la Universidad de Salamanca. Funcionaria del Cuerpo de Enseñanza Secundaria en la especialidad de Orientación Educativa en la Comunidad de Madrid, tras años trabajando con adolescentes observa de primera mano el uso problemático de las tecnologías de la información y la comunicación que realizan sus alumnos. Esto le ha llevado a escribir este cuento a modo de instrumento preventivo para el aprendizaje de un buen uso de las T. I. C. desde los primeros años de vida.

Celia es una persona sumamente creativa e imaginativa que ya desde la infancia expresaba su visión del mundo a través de dibujos. Con un estilo muy definido ha llegado a su madurez creativa con Delante de mis ojos.